La Neuropsicología Infantil y el Aprendizaje

Desde la década de 1980, las limitaciones que ofrecían los modelos tradicionales utilizados para la evaluación y diagnóstico impulsaron un profundo cambio en la concepción de las dificultades de aprendizaje. Con lo anterior, se busca abandonar la idea que las dificultades de aprendizaje se centran de modo exclusivo en los problemas neurológicos, sensoriales o psicológicos de los alumnos. El nuevo enfoque propuesto busca incorporar a la evaluación diagnóstica del aprendizaje de los alumnos la “naturaleza y características de las actividades culturalmente situadas” en las cuales ellos participan en colaboración con otros. Es por esto que se busca incorporar en la comprensión de las dificultades de aprendizaje los procesos de interacción que se dan entre los tres principales componentes del contexto educativo:

– El sujeto que aprende

– El educador que guía el proceso de aprendizaje

– Los contenidos que constituyen el objeto de aprendizaje

Para asegurar el éxito del proceso de aprendizaje mediado, proponemos realizar una  evaluación orientada a conocer el estado de aquellas funciones neuropsicológicas que sustentan el proceso de aprendizaje “del niño que aprende”. Esto nos permitirá dirigir el proceso terapéutico al desarrollo/potenciación de aquellas habilidades que se encuentran descendidas y que interfieren en el desarrollo escolar del niño/niña.

Los beneficios finales serán:

  • Disminuir los niveles de estrés y ansiedad que generan las dificultades especificas del aprendizaje
  • Fortalecer la autoestima del niño
  • Un desempeño académico acorde a lo esperado.

 

Las Funciones Ejecutivas 

Se entiende como Funciones Ejecutivas a un conjunto de Habilidades que permiten a las personas autorregularse, planificar, monitorear y evaluar su actuación en la resolución de un problema (Zelazo & Frye, 1998; Zelazo, Müller, Frye & Marcovitch, 2003), y que permiten la adaptabilidad, anular pensamientos y respuestas automáticas, y generar conductas dirigidas a metas. Dentro de estas, encontramos subcomponentes tales como la Memoria de Trabajo, Cambio Atencional, Control Inhibitorio, Planificación, Flexibilidad Cognitiva y Actualización. 

En esta sección describiremos a la Memoria de Trabajo o Working Memory. 

Cuando nos referimos a la Memoria de Trabajo hablamos de un sistema de capacidad limitada (Entrenable), que almacena y manipula en forma temporal información clave para la realización de tareas o procesos mentales complejos como el Aprendizaje, la Comprensión y el Razonamiento (Baddeley, 1986). Esta memoria esta compuesta por un Ejecutivo Central que coordina la acción del Loop Fonológico (Encargado del procesamiento del Lenguaje) y la Agenda Visuoespacial (almacenamiento de imágenes). Para que la información que se esta almacenando y manipulando pueda aprenderse se utiliza el Buffer Episódico, que es el puente entre el ejecutivo central y la memoria a largo Plazo. 

Para múltiples tareas dentro de una sala de clases se requiere el uso activo de la Memoria de Trabajo, Por Ejemplo, escribir un dictado, Lectura comprensiva, Ejercicios de Cálculo Mental, Pensamiento reflexivo etc. Lo anteriormente descrito nos destaca lo relevante que es el entrenamiento continuo de este subcomponente del sistema ejecutivo ya que su rendimiento impacta significativamente en todos los ámbitos del aprendizaje en nuestra vida.